Fecha: 11/10/2023
Fuente: Irekia
Acceder a la fuente

El consejero de Educación Jokin Bildarratz, junto con la viceconsejera Begoña Pedrosa, ha visitado esta mañana la sede de la Asociación guipuzcoana a favor de las personas con discapacidad intelectual – Atzegi en San Sebastián, con motivo de la colaboración que ambos organismos ponen en marcha para la inserción laboral y social de personas con discapacidad intelectual en centros educativos de Euskadi. Durante su visita a Atzegi, acompañado por Josean Idoeta y Mitxel lakunza, presidente y director de Atzegi respectivamente, el consejero Bildarratz ha conocido in situ la labor que esta asociación realiza desde hace más de 60 años para mejorar la calidad de vida de las personas con discapacidad intelectual y la de sus familias.

El convenio de colaboración entre el Departamento de Educación y Atzegi se marca el objetivo de facilitar la inserción laboral de 30 personas con discapacidad intelectual en centros educativos –tanto públicos como concertados- de Euskadi, en los próximos tres años. Los centros docentes se convierten así en lugares donde se favorecerá la inclusión social de personas con discapacidad a través de su integración en el mundo laboral. Las primeras 10 contrataciones se realizarán durante este curso 2023-2024 para 10 centros guipuzcoanos (5 públicos y 5 concertados), con la intención de extender posteriormente la iniciativa a Araba y a Bizkaia. Los contratos que suscribirán estas personas serán a jornada parcial, con un desempeño de 4 horas al día, con una remuneración que en ningún caso será inferior al 50% del salario mínimo interprofesional en vigor para un trabajador a jornada completa.

Basándose en la experiencia que acumula en iniciativas similares, Atzegi se ocupará de la selección de las personas con discapacidad intelectual candidatas para estos contratos, cuyas condiciones les permitan desempeñar labores diversas en centros educativos, así como de la elección de los centros educativos más idóneos para participar en el programa. En todos los casos, las personas seleccionadas habrán recibido una formación específica de 234 horas en la especialidad de colaborador o colaboradora de servicios múltiples, necesaria para desarrollar las funciones que vayan a serles encomendadas en los centros escolares. Asimismo, la asociación se encargará del seguimiento y acompañamiento de las personas contratadas. Todo ello con la supervisión y colaboración del Departamento de Educación.

Las funciones y tareas que desempeñarán estas personas se adecuarán a las aptitudes y capacidades de las mismas, y podrán variar de un centro a otro, en función de las necesidades de servicios que se hayan identificado en éstos.

Araba y Bizkaia

Esta colaboración entre el Departamento de Educación y Atzegi nace de la larga experiencia de esta asociación en el desarrollo de programas de inclusión de personas con discapacidad intelectual en Gipuzkoa. Por tanto, la experiencia previa acumulada en este territorio se extenderá a centros escolares de Araba y a Bizkaia de forma progresiva, mediante la trasmisión de esa experiencia y la formación necesaria a asociaciones de naturaleza análoga que trabajan en el resto de territorios.

Este programa ofrecerá una oportunidad a las personas con discapacidad y supondrá un nuevo paso para visibilizar la diversidad funcional en la sociedad, y muy especialmente en el entorno escolar. El alumnado conocerá de primera mano las capacidades de personas con discapacidad intelectual y su aportación a la sociedad, al mismo tiempo que afianzará valores como la inclusión y la igualdad de oportunidades. Contribuirá, asimismo, a la eliminación de prejuicios y sesgos en relación a la inclusión de personas con discapacidad.

Atzegi

La asociación guipuzcoana en favor de las personas con discapacidad intelectual, fue creada en el año 1960 de la mano de un grupo de familias que se unió para luchar en favor de los derechos de las personas con discapacidad intelectual. Hoy en día trabaja para mejorar la calidad de vida de las personas con discapacidad intelectual y la de sus familias, ofreciéndoles un lugar de encuentro y promoviendo un entorno amigable que facilite su participación social, contribuyendo de este modo a conformar una sociedad más inclusiva, más justa y más solidaria.